EL IMBÉCIL  

11/25/2007



“El que me cae bien es el payaso Agreta.
Es medio pelotudo, pero tiene su encanto…”

Me pregunto si ser imbécil es algo de nacimiento o será adquirido a lo largo de los años, al acumular imbecilidades.
Si será bien de familia, como algunos síndromes, o patrimonio único y personalizado. Si se incrementa o tiene un nivel estable.
Pero sobretodo, si por algún tratamiento no tradicional conocido, se puede dejar de serlo.
Es importante definir algunas de sus características, para reconocerlo, para intuirlo.
El imbécil es una persona que se mueve en dos dimensiones, es plano.
Por lo tanto incapaz de tener alguna profundidad, que es casualmente, donde se generan los sentimientos...
Carece de sexualidad, por lo que puede esconderse detrás de curvas femeninas o ser por ejemplo, un hombre de saco y corbata.
En general cree que es superior al resto, (o al menos es la imagen que quiere presentar) por lo que se maneja con la soberbia, del que “se las sabe todas”.
Y quizás, por éste papel a veces tan bien representado, logra engañar a la gente, escala en la sociedad, adquiere poder, toma decisiones, promete imposibles, cómo si tuviera la capacidad que en secreto tanto envidia.
Al imbécil, no le importa el otro, ni siquiera cuando queda en evidencia su condición.
Ahí aparece la primera de sus habilidades: la inmutabilidad.
Nunca se hará cargo de sus errores, siempre hay alguien que es responsable por lo que le pasa, por lo que hace, por lo que provoca.
La otra habilidad es la del contagio.
El imbécil hace sentir imbécil a la gente que cree en él (y el grado de esta sensación es proporcional a cuánto se haya creído en el imbécil originario).
De esta manera, crece, inmune a buenas intenciones.
El encanto? El encanto es invisible.
Un único momento de lucidez basta, para que el vea la parodia de su vida, la mentira que es. Momento de defensas bajas, cuando la conciencia lo ataca, despedazando las entrañas.
En ese momento único, va la revancha de todos los engañados, de todos los seducidos, de todos los que alguna vez fueron víctimas de su influjo.
Después la mutación final, o maldición.
Y será lo más parecido a un triste payaso...


AddThis Social Bookmark Button

Email this post


1 comentarios: to “ EL IMBÉCIL

  • Sergio
    16 de enero de 2008, 9:12  

    ante todo, felicitaciones por las Filosofías Lucanianas. Excelentes!
    como interesado en todo lo que tiene que ver con la imbecilidad que nos rodea, y en poderla definir lo mejor posible, para poder luchar con tra ella, te invito a que veas el www.escuchaimbecil.blogspot.com y, si quieres, me dejes tu opinión
    Sergio

 

Design by Blogger Buster | Distributed by Blogging Tips