DOS  

4/30/2008


Dos veces,

me contuve al ver tu nombre

Debería escribirte,

decir que lo que escucho me hace pensarte...

Dos silencios

y muerdo los labios.

Es tan extraña la locura,

las sombras, el saberte cerca

Dos maneras de ver las cosas,

soy así, decís abreviando todo

Las revoluciones van por dentro

y atacan de madrugada

Dos palabras,

que olvidaste con el primer rayo de sol de este día

y me robaron el sueño toda la noche

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces a esta entrada Email this post


TARDE DE LÁGRIMAS  

4/24/2008

-Cacho, gracias por estar conmigo

-Le pertenezco, Regalada

-Sabe que yo también, pero menos.

-La noto triste.

-Sí. Tuve una Tarde de lágrimas. La de ayer fue una Tarde de palabras, me la pasé leyéndolas, escribiéndolas, y mal escribiéndolas... La de antes de ayer de sueños, incluso se coló ud en mi siesta...

La de hoy bien podría llamarse Tarde de suspiros, pero por cantidad, le valió el título a las lágrimas.

-Qué le pasa?

-Pasa que me siento pollito mojado, perro atropellado, rosa aplastada, diario arrugado, café frío, mate lavado, payaso triste, muela picada, batata sin queso, johnson sin johnson, tarde gris...

-epa... Tan así?

-A veces lo que debería ser, no es.

A veces lo que se espera, no llega.

A veces la decepción inunda todo.

Y se siente enojo, rabia, pena, en dosis certeras e iguales.

Y me desorientan, como una cachetada por sorpresa,

y no sé cómo seguir

-Pero sabrá, mi estimada, que eso que hoy la molesta,

como todo en la vida, pasa.

-Me da un abrazo hasta entonces?

-Tome dos.

Uno ahora y otro para el camino.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces a esta entrada Email this post


EL SEÑOR SERRANO DE MEMPO GIARDINELLI  

4/23/2008


"Un instante después, Mike sintió la mirada, clavada en su propia nuca. Giró súbitamente y, al encontrar los ojos de ella, más azules que nunca, encendidos como los potentes reflectores de un Lincoln ocho cilindros en medio de una tormenta, esbozó su más irresistible sonrisa. Sheilah se puso de pie, sin dejar de mirarlo, y con ambas manos se alisó el vestido, que crujió como una papa frita en el momento de ser masticadas lo que hizo resaltar sus perfectos senos túrgidos y las líneas que delimitaban su excelente figura, de caderas poderosas y unas esbeltas piernas que terminaban en un par de sandalias doradas, si se podía llamar sandalias a esas tiritas de cuero que de alguna manera se las ingeniaban para dejar a la vista sus uñas carmesí. Caminó hacia él con la contundencia de un destróyer en una bahía del Caribe colmada de colegiales. 'Es una lástima, nena', musitó él mientras extraía su 45 de la sobaquera ante la mirada incrédula de ella. Un segundo después, Sheilah parecía un lujoso maniquí maltratado al que le habían pintado un grotesco punto rojo en el medio de la frente".
–'Tá madre –dijo el señor Serrano, abandonando el libro a un costado de la cama y poniéndose de pie para apagar el calentador que estaba sobre la mesita, junto al ropero. Dio unos golpecitos al mate, para asentar la yerba, y luego empezó a cebar mientras observaba la pieza de paredes descascaradas, con ese almanaque del año pasado que no se había molestado en cambiar, como único adorno, y volvió a sentarse, en el borde de la cama, dejando la pava junto a sus pies y considerando que el frío no era lo más terrible para un viejo; él tenía sesenta y cuatro años y podía soportarlo perfectamente, mucho mejor que a esa pertinaz, intolerable soledad que parecía envolverlo como una telaraña.
Vivía en esa pieza desde hacía veinte años. Cada mes le costaba más pagar el alquiler, no porque le aumentaron la cuota, sino porque su jubilación se tornaba ostensiblemente impotente en su cotidiana lucha contra la carestía. Tenía un gato al que sólo veía cuando dejaba comida en el balcón, dos malvones, un helecho y un gomero nuevo que le habían traído de Misiones el verano pasado y que, seguramente, no sobreviviría al invierno. Tomaba dos pavas de mate por día, como mínimo, leía el Clarín todas las mañanas, dormía poco, se aburría mucho y odiaba a todos sus vecinos del edificio porque todos lo odiaban a él, quizá porque silbaba permanentemente, quizá porque la gente desprecia o teme a los solitarios.
–Basta de leer, me voy a volver loco –se dijo, y se quedó pensando en su vida, que no le parecía otra cosa que una constante pérdida de tiempo. Todo lo que había hecho era igual a cero. Nada de nada. Y ya no podía echarle la culpa a la dichosa retroactividad que no le pagaban desde hacía por lo menos diez años; no era tonto, sabía que sólo a él le correspondían las culpas, quizá por no haber estudiado ni tenido ambiciones. Pero ni siquiera estaba seguro de eso; a veces recapitulaba su vida, como si hubiera sido una película que se pudiera rebobinar, y, ciertamente, se perdía en elucubraciones, detalles intrascendentes, lagunas de su memoria, rostros difusos, momentos de tristeza y siempre se topaba con una sensación de agobiante soledad.
Quizá por todo eso, desde hacía varios meses (desde una tarde en la que se había despertado luego de una breve siesta, lloroso y aterrado porque en su sueño un agresivamente más joven señor Serrano le había gritado que era un pobre tipo), sólo pensaba en hacer algo grande algún día. Soñaba con cambiar su destino, si lo tenía, si acaso el destino se había ocupado de él. Y lentamente fue decidiendo que llegaría el momento de probarse que no era un pusilánime, que su vida sólo había sido un reiterado desencuentro con las oportunidades de hacer algo grande. Entonces dejaría boquiabierto a más de uno, saldría en los diarios, sería famoso y discutido.
Se puso de pie, sacó del ropero la bufanda y los guantes de lana, se los calzó, salió al balcón y se recostó en la baranda, mirando la calle adoquinada, siete pisos más abajo, mientras consideraba la idea que acababa de concebir. Si bajo por la escalera evito un ascensor delator. Espero que la chica abra la puerta, tranquilamente sentado y sin silbar, y así eludo tocar el timbre. Cuando aparezca me asomo y le digo cualquier cosa; ella no va a sospechar de un viejo manso, de modo que podré acercarme y meterme de prepo en su departamento. Adentro la acorralo y antes que grite le tapo la boca y la estrangulo. Todavía tengo fuerzas. Será sencillo, fácil y nadie sospechará de mi. Y yo estaré orgulloso de mi obra. Los voy a sobrar a todos, ya van a ver.
Terminó de sorber el mate, entró a la pieza, se cebó otro y salió nuevamente, imperturbable, sin importarle la baja temperatura de la mañana ni el viento gélido que le cortaba la cara. Tenía la piel curtida, dura, de hombre que ha pasado toda su vida a la intemperie, castigado por soles y fríos.

Desde que se iniciara, a los quince años, como aprendiz en una carpintería de la calle Victoria, había trabajado sin cesar hasta que se jubiló como oficial de la casa Maple, justo cuando lo consideraban un artista de la garlopa y del escoplo pero se interpuso en su camino aquella sierra que le cortó un par de tendones en el muslo derecho y le produjo esa odiosa renguera que le dolía tanto los días de lluvia y a la que jamás se resignó. Entonces, a los cincuenta y dos años, todavía no conocía la dimensión de su propia soledad; todavía se reunía, por las noches, en el almacén de Gurruchaga y Güemes para jugar al dominó, haciendo pareja con el finado Ortiz, aquel viejito que tenía tantos nietos como pelos en la cabeza, una impecable sonrisa permanente y la sólida convicción de que moriría de un síncope mientras estuviera dormido; todavía pasaba los domingos por el Jardín Botánico, se sentaba en un banco a leer el diario, espiaba a los chicos y a los ancianos que confraternizaban jugando al ajedrez bajo los árboles, y después, al mediodía, comía un sánguiche en alguna pizzería frente a Plaza Italia, caviloso, antes de ir a la cancha para ver a Atlanta y comprobar su incapacidad de emocionarse, de festejar un gol, de lamentar las tan reiteradas derrotas.
"Qué tiempos", solía repetirse, como si el pasado tuviera elementos envidiables , materiales para la nostalgia, alguna mujer –por lo menos– cuyo rostro recordar. Porque en su vida las mujeres no habían ocupado un lugar destacado. Acaso una, Angelita Scorza, la hija del enfermero que vivía en Republiquetas y Superí, lo había embriagado alguna vez hasta tal punto que le juró amor eterno y eterna fidelidad; pero la pasión que en ella despertó un estudiante de medicina de quien ya no se acordaba el nombre denigró sus sentimientos. Angelita se casó, finalmente, con el muchacho, una vez que éste terminó sus estudios, y él se aplicó a las faenas del olvido sin que le costara demasiado, envuelto en sus meditaciones de carpintero hasta que, luego de unos años, el rostro de Angelita se fue convirtiendo en una referencia vaga del viejo barrio, en un simple matiz de su adolescencia. Y ya no hubo mujeres en su vida, salvo alguna que otra prostituta sin cara, de esas que frecuentaban las cercanías de Puente Pacífico y con quienes protagonizaba simulacros de pasión que, después, no hacían otra cosa que ratificar su desamparo, su desarraigo, el inmenso abismo que lo iba separando del mundo.
Al acabarse el agua de la pava, Serrano sintió como una vaharada de calor, una extraña sensación de urgencia que no supo controlar. Nervioso, se alejó de la baranda y penetró en la pieza apenas iluminada por el resplandor de la mañana plomiza, tan típica de julio en Buenos Aires, y contempló, sin conmiseración, esas cuatro paredes sórdidas y húmedas por las que los días pasaban, aterradores, llevándose lo que le quedaba de vida sin que él pudiera resistirse, sin que siquiera lo intentara.
Entonces pensó que, quizá, había llegado el momento. No tenía sentido seguir esperando, y leyendo novelitas policiales de segunda categoría, mientras el tiempo se esfumaba; no podía permitir que sus fuerzas se agotaran ni que se le terminaran de ablandar los músculos que habían desarrollado sus brazos y sus manos después de tantos años de manipular maderas.
Se dirigió al lavatorio y se miró en el espejo, sólo por un segundo, como evitando detenerse en los profundos surcos de la frente, en la palidez de su piel, en la casi tangible vacuidad de su mirada, o acaso simplemente tratando de huir de sus propios ojos, que lo hubieran observado acusadoramente, quizá con sorna también, para indicarle que estaba perdido, que jamás haría algo grande porque sus proyectos, siempre, habían habitado más el campo de los sueños imposibles que los terrenos de la realidad. Se alejó del espejo, disgustado, se encasquetó el viejo y manchado sombrero de fieltro y salió al pasillo, conmovido y asombrado por el odio que sentía.
Luego de comprobar que todas las puertas estaban cerradas, bajó por la escalera sin apuro, luchando por serenarse. En el piso inferior se detuvo, vigilante, pegado a la pared, mirando la puerta de un departamento, dispuesto a esperar. Así estuvo no supo cuánto tiempo, con la mente despejada, tan en blanco como una cucaracha de panadería, hasta que se abrió la puerta y una joven de enormes ojos negros, menuda y perfumada, se asomó al pasillo.
Ella lo miró, extrañada. "Hola, señor Serrano", le dijo, con una breve sonrisa. "Buen día, señorita Aída", contestó él, acercándose un paso, alzando una mano enguantada y sin dejar de mirarla a los ojos. La muchacha cerró la puerta y pasó a su lado, deteniéndose junto a las rejas del ascensor. Apretó el botón y una pequeña luz roja se encendió sobre su dedo. Serrano, súbitamente tembloroso, la observó con los ojos fijos en la mano que ahora tomaba la manija de la puerta acordeonada y empezó a silbar un tenue, atónico soplido entrecortado.
"¿Le pasa algo, señor Serrano?".
"No..., no, m'hija, nada. No pasa nada", dijo él. Se dio vuelta y subió hasta su piso, por la escalera. Antes de abrir la puerta de su departamento supo que era, definitivamente, un pobre tipo. Su sueño de hacer algo grande, algún día, le parecía lejano, inimaginable como la cara de Dios.

de Vidas ejemplares. 1982.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces a esta entrada Email this post


SIN DAÑOS APARENTES  

4/14/2008


Así estamos.

De ausentes y desconocidos

sin prometer o cumplir nada

Ni morimos por grandes pasiones,

ni nos mataron fuertes desengaños

Sólo se diluyeron las palabras

envueltas en café

Nos quedamos con la distancia 

y el discurso reglamentario

Pero cuando den las tres  lo sabré: 

es tarde otra vez

Entonces toco el silencio que coletea en un bolsillo

me dejo arrinconar por el recuerdo

de una mirada difícil de  sostener

y cuelgo en esta pared un "te extraño" sólo tuyo

antes de asegurarte

que todo está bien.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces a esta entrada Email this post


EL MANZANO Y EL CIPRÉS DE HENRY J. WHITE  

4/10/2008

Haciendo orden en lo virtual encontré ésto, casi de otra vida.

Al igual que en la realidad, una cosa tapa la otra.

El reloj nos empuja.

Y el tiempo apolilla recuerdos.

Por éstos días ya no hay manzanas que ocupen mis horas

pero ese afecto que sentí al leerlo por primera vez,

fue el mismo que me hizo sonreir hoy, cuando lo descubrí.

"El Manzano y El Ciprés"

Entre noches de papel
escogeré, 
Una estrella del campo,
una flor del cielo.

Pintaré a la luna fresas,
y el cielo oscuro, blanco.
Haré de esa noche, 
un tierno y dulce helado.

La estrella serás tú, 
la orquídea el amor,
yo de tu corazón.

Buceando entre nubes, 
encontré un manzano hermoso,
su fuerte tronco me abrazó, 
sus hojas me sedujeron.

Probé su fruto,
dulce, me enamoro.

Pasó un largo tiempo,
lejos y cerca, 
el manzano del ciprés.
Pinté el amanecer, 
de naranjas y de celestes.

Sopló el viento lentamente, 
acariciando el mar levemente,
aquel era el primer mes.

Me acerqué a la orilla, 
arrojando un suspiro, 
alcé una concha al cielo,
y estos versos susurré.

Tumbado sobre la arena, 
hasta que el mar, 
acariciase mi piel,
entonces levanté mi vista.
Sonreí al cielo 
y volé hasta él.

Me acurruque entre las nubes,
busqué aquel manzano, y
me acosté junto a él.

....Te quiero, susurré.
y sus hojas me cubrieron
entre caricias y dulces besos.

Henry J. White



AddThis Social Bookmark Button

Enlaces a esta entrada Email this post


QUE HAY DE COMER?  

4/09/2008


-Cacho

-Sí, Regalada?

-Sabe que tuve mi "momento gourmet" o mi "instante utilísima" ayer por la noche?.

-Mire que bien (era hora)

-Sí. Dije, al carajo! hoy cocino en serio. Así que nada de supremas, hamburguesas, fideos ni demás. Quise preparar una tortilla de zapallitos con jamón y me decidí usar la multiprocesadora.

-Es tan arriesgada ud...

-Lo soy. Vea sino. Apenas intenté comenzar la preparación encontré el primer impedimento: la ubicación del electrodoméstico.

En realidad de algunas partes, pero como comprobé rápidamente, aunque fueran pequeñas piezas, cuya utilidad carecía de sentido, si faltaban, el aparatejo sencillamente; no funcionaba.

-Claro

-Ahí comenzó una especie de búsqueda del tesoro, simil Indiana Jones en el templo de la perdición, por alacenas, mesadas, muebles de la cocina y alrededores.

Cuando más o menos conseguí todos los engranajes que me separaban de mi obra maestra de la nouvelle cuisine, me vi en la nada sencilla tarea de unirlos, juntarlos, ensamblarlos. Le juro Cacho, sobre el libro de Petrona C de Gandulfo, que parecía uno de esos monos de laboratorio intentando armar encastres.

-Tengo la imagen Regalada.

-Dije, como perdonándome: no tengo por qué saber todo. Y autoconvenciéndome: no es un delito, no es un pecado... Llamé a mi amiga, esa que se supone que sí conoce su cocina. Y la muy saboteadora de momentos culinarios no me atendió.

De repente, en un instante, sin saber cómo o por qué, las piezas coincidieron perfectamente en un milagroso click. Lo demás fue relativamente fácil, ya que  con la misma cuchilla rebané los zapallitos, corté el jamón y batí los huevos.

-Está bien. Es práctica.

-Mientras pensaba, querido Cacho, en qué habilidad poseemos para complicar las cosas que deberían ser simples...

-Dígamelo a mí

-Sí, por eso. A ud se lo digo. Claro, mientras pensaba en ésto, la tortilla se quemó.

-Era de esperarse

-Pero no pude menos que sonreir, porque además de ser una prueba contundente de que no debo tirar los imanes de los deliverys, sirvió para confirmar mi teoría: mis ganas de que algo salga bien a veces no alcanza, para que así sea.

-Bueno Regalada, me dió hambre.

-Le cocino algo?

-Naaah tomemos un café

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces a esta entrada Email this post


DEL ALMA DE JW  

4/08/2008


Son tantas las historias por contar, que no me alcanza la vida.

El viejo, el pibe que no conocía el pancho.
El cigarro avainillado al lado del rio.
El tipo que vende medias y viaja conmigo en el bondi.
Charlamos...
En Inglés y en Francés.
Nunca nos dijimos nada.
Mi historia, la del tipo eléctrico, que se queda sin baterias a la mitad del trayecto.
El ciruja que cerrando el puño y levantando la mano derecha me habla del poder negro.
Secretos solo míos, una musa casi lejana.
Una necesidad imperiosa de rajarse lejos.
Adicción al horizonte.
Deseos incontenibles de soledad y compañía.
Y alguna que otra persona amada y desconocida para pedirle un abrazo.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces a esta entrada Email this post


LAS MALAS COMPAÑÍAS DE JOAN MANUEL SERRAT  

Mis amigos son unos atorrantes.
Se exhiben sin pudor, beben a morro,
se pasan las consignas por el forro
y se mofan de cuestiones importantes.

Mis amigos son unos sinvergüenzas
que palpan a las damas el trasero,
que hacen en los lavabos agujeros
y les echan a patadas de las fiestas.

Mis amigos son unos desahogados
que orinan en mitad de la vereda,
contestan sin que nadie les pregunte
y juegan a los chinos sin monedas.

Mi santa madre
me lo decía:
"cuídate mucho, Juanito,
de las malas compañías".

Por eso es que a mis amigos
los mido con vara rasa
y los tengo muy escogidos,
son lo mejor de cada casa.

Mis amigos son unos malhechores,
convictos de atrapar sueños al vuelo,
que aplauden cuando el sol se trepa al cielo
y me abren su corazón como las flores.

Mis amigos son sueños imprevistos
que buscan sus piedras filosofales,
rondando por sórdidos arrabales
donde bajan los dioses sin ser vistos.

Mis amigos son gente cumplidora
que acuden cuando saben que yo espero.
Si les roza la muerte disimulan.

Que pa' ellos la amistad es lo primero.

Dedicado a los atorrantes con los que comparto mis días en forma virtual

y la noche de un viernes en Capital

Salute.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces a esta entrada Email this post


EL VIAJE  

4/03/2008


-Adiós cacho

-Dónde va Regalada?

-Hago un viaje de 300 km para juntarme con gente amiga que no conozco... Cosas de la virtualidad vió?

-Ah pero mire que bien, la gente del foro?

-Sí, los del foro: Jw, Robertokorinto, xanty, e-brain, leche, carfuen, jerjes. Mañana cenamos juntos.

-Mire ud.... No puedo dejar de notar que es la única mujer en el grupo

-Sí, pero soy como la hermana menor para ellos.

-De todas formas tenga cuidado, si le dicen que volvieron los lentos, es que se la quieren apretar

-Eso ya lo oí... Lo voy a extrañar Cacho.

-Yo ya lo estoy haciendo, Regalada

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces a esta entrada Email this post


2 DE ABRIL DÍA DE LA REAFIRMACIÓN DE LOS DERECHOS SOBRE LA ISLAS MALVINAS  

4/02/2008

-Ay...

-Qué le pasa Regalada?

-Me duele Cacho

-Qué le duele Regalada?

-Malvinas...

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces a esta entrada Email this post


DEBILIDAD  

4/01/2008


Los rostros se esconden bajo paraguas negros,

pilotos grises y pantalones salpicados.

Todos se apuran. 

La ciudad entera se mira los pies al caminar.

Menos yo.

Que me pierdo en un cielo plomizo,

que siento el agua golpeando mi cara.

Y al cerrar los ojos, tu imagen.

Me hacés el amor mientras lloro.

de placer, de felicidad, de tenerte...

Ni siquiera intento evitarlo.

Llueve.

Y hoy mi deseo mata la memoria.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces a esta entrada Email this post


 

Design by Blogger Buster | Distributed by Blogging Tips